“¡La Izquierda permanece firmemente unida para construir una Europa que funcione para la gente y para el planeta!”

Photo: Martin Schirdewan speaks at the 7th Congress of the European Left

Esto es lo que Martin Schirdewan, co-presidente del partido DIE LINKE y Presidente del Grupo de la Izquierda en el Parlamento Europeo, destacó especialmente en su discurso en el 7º Congreso del Partido de la Izquierda Europea (European Left, EL) celebrado en Viena en diciembre de 2022. Lea el discurso completo aquí.

Queridos amigos y camaradas, es un gran placer estar aquí con vosotros después de tres largos años. Es bueno volver a reunirnos aquí en Viena. Mucho ha cambiado desde entonces en Europa. Estoy aquí no sólo para trasladar los saludos del Grupo de Izquierda en el Parlamento Europeo, sino también para informarles de lo que hemos hecho, para informarles de nuestras luchas políticas, y también para informarles de nuestros logros políticos.

La pandemia y la privatización de los sistemas sanitarios

La pandemia de Covid-19 puso radicalmente de manifiesto las consecuencias de décadas de austeridad y privatización, y erosionó la capacidad de nuestros sistemas sanitarios para hacer frente a la pandemia en todos nuestros Estados miembro, provocando miles de muertes evitables en toda Europa. Al mismo tiempo, el capitalismo y la corrupción nos mostraron su cara más codiciosa.

Empresas y gobiernos hicieron turbios negocios de mascarillas y vacunas por toda Europa. Me complace anunciar que uno de nuestros colegas que está entre nosotros aquí en Viena, Marc Botenga de Bélgica, estuvo a la vanguardia de este asunto, trabajando por la divulgación de estos contratos. Lo más destacado es que la Presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, aún tiene muchas preguntas que responder sobre el contrato que firmó con Pfizer. Sin embargo, ha habido poco tiempo de recuperación para Europa, los europeos y la izquierda europea. Nos enfrentamos a una crisis energética sin precedentes, a la mayor subida de la inflación en décadas, a una extrema derecha fuerte y a una guerra que causa estragos a nuestras puertas.

Los conservadores rompen el cordón sanitario contra la extrema derecha

No cabe duda de que la extrema derecha está en alza en toda Europa. En las elecciones nacionales italianas, la extrema derecha obtuvo el 44% de los votos, lo que permitió un Gobierno de derechas, con Giorgia Meloni a la cabeza.

El nuevo Gobierno sueco se apoya en una coalición con los neonazis Demócratas Suecos, lo que demuestra lo fácilmente que los conservadores están dispuestos a romper el cordón sanitario para asociarse con fascistas.

La democracia y el Estado de Derecho llevan años en retroceso. En Hungría, Victor Orbán ha atacado temerariamente los derechos de los trabajadores, las mujeres y las minorías. Este sistema se basa en la corrupción y en la supresión de los medios de comunicación libres y de la sociedad civil.

No es de extrañar que esas personas que acabo de mencionar colaboren estrechamente en el Consejo Europeo con otros populistas como Morawiecki (de Polonia) para bloquear la ayuda a Ucrania, que tanta falta hace, o incluso para oponerse a un impuesto mínimo para las empresas.

La extrema derecha, que quede claro, está bien conectada en toda Europa. No podemos permitir que tomen a la UE como rehén de esta manera. Mientras haya un grupo de izquierdas en el Parlamento Europeo, puedo asegurarles que siempre estaremos nosotros diciendo "¡No Pasarán!

La izquierda es la única fuerza política con respuestas prácticas a la crisis energética

La crisis energética ha golpeado duramente a los ciudadanos, con facturas que a veces se cuadruplican. Los ciudadanos están desesperados. Para muchos de ellos, esto significa que a final de mes se ven obligados a elegir entre comer o calentarse, y eso es insoportable. Mientras la gente sufre, empresas petroleras y gasísticas como Shell obtienen beneficios sin precedentes. Tenemos que gravar esos beneficios "caídos del cielo", queremos quitarles ese dinero a las empresas fósiles y dárselo a la gente que realmente lo necesita.

Impuesto sobre los beneficios extraordinarios y sector público de la energía

Durante algún tiempo, hemos sido los únicos en expresar esta demanda en el Parlamento Europeo.
Al principio de la crisis energética, las fuerzas de centro derecha y extrema derecha seguían ocupadas culpando a las transiciones energéticas de los altos costes.

Los Socialdemócratas y Los Verdes culpaban a la falta de energías renovables. A diferencia de ellos, nosotros impulsábamos una fundamental reforma del mercado energético. Llevamos más de un año pidiendo, junto con el Partido de la Izquierda Europea, un límite al precio del gas y un impuesto sobre los beneficios extraordinarios, y exigiendo que el sector energético vuelva a estar bajo control público. Hemos puesto incansablemente nuestras demandas sobre la mesa en el Pleno y en las noticias.

Es necesario otro diseño del mercado energético

En agosto de 2022, Ursula Von der Leyen finalmente no pudo esconderse más. Admitió lo que hemos estado diciendo todo el tiempo: que "el mercado de la energía no es adecuado para su propósito". Ahora la Comisión Europea presentará una reforma del diseño del mercado de la energía. Estaremos muy atentos a cada paso para que no tomen por tontos a los ciudadanos europeos. Sólo nos detendremos cuando consigamos un cambio estructural, para nosotros eso significa que nadie tenga que vivir en la pobreza energética ni sufrirla, y que queremos hacernos con el control público del sector energético.

La UE sigue la petición del Grupo de Izquierda: salir del Tratado sobre la Carta de la Energía

Estoy orgulloso de que también hayamos conseguido asestar otro golpe a la Comisión, que en realidad era bastante hiriente, supongo. Hemos conseguido presionar a la UE para que salga del Tratado sobre la Carta de la Energía. Se trata de un tratado que protege los intereses de las empresas de combustibles fósiles en un mundo que lucha contra el cambio climático. El Parlamento Europeo votó recientemente a favor de esta salida con una mayoría abrumadora. En el Parlamento Europeo llevamos mucho tiempo pidiendo la salida de este tratado. Sin apoyo ni en el Consejo Europeo ni en el Parlamento Europeo, la Comisión no tiene otra opción que impulsar una salida coordinada. Es una buena noticia para la transición energética y la protección del clima.

Estos retos, el ascenso de la extrema derecha, la crisis energética, la crisis del coste de la vida y el cambio climático dejan una cosa muy clara: una izquierda fuerte en Europa es más necesaria que nunca. Sólo si nos mantenemos unidos podremos tener éxito. He mostrado sólo algunos ejemplos.

No a la tolerancia con los abusos de los derechos humanos por parte de Frontex

También hemos trabajado durante años para que Frontex rinda cuentas en el Parlamento Europeo por su violación de los derechos humanos en las fronteras de la UE. Hace tres meses, el Parlamento bloqueó por primera vez la aprobación de la gestión del presupuesto de Frontex. Esto es histórico. Este debate envía un mensaje claro de que no toleraremos más violaciones de los derechos humanos por parte de Frontex.

Los trabajadores de las plataformas necesitan buenos empleos

También fuimos los primeros en dar voz a los trabajadores de plataformas en el Parlamento. Un colectivo hasta entonces olvidado. Hicimos innumerables comparecencias en el pleno para exponer las terribles realidades vitales y laborales de los trabajadores de plataformas. Finalmente, nuestra presión, la presión del Grupo de Izquierda en el Parlamento Europeo, llevó a la Comisión a presentar por primera vez en la historia una directiva sobre los trabajadores de plataformas.

Podemos reclamar esas victorias

Podemos reclamar esas victorias, queridos camaradas, queridos amigos y amigas. Podemos reclamar esas victorias porque permanecemos firmemente unidos para construir una Europa que funcione para la gente y para el planeta. Defendemos a los trabajadores, a las minorías, a las personas LGBTQI+; y nos levantamos para luchar contra el neoliberalismo, el fascismo y el cambio climático. No cabe duda de que tenemos un difícil camino por delante. Pongámonos a trabajar y hagámoslo juntos.

Gracias de nuevo por invitarnos a Manon (Aubry) y a mí. Espero aprender de muchos de ustedes y encontrar formas de cooperar por una Europa mejor.

Muchas gracias a todos y todas.